El Nueve

 

El número nueve es, en cierta manera, la oposición al número uno: mientras que el número uno simboliza lo individual, el número nueve encarna la universalidad. Este número se identifica con valores como la compasión, el altruismo y el idealismo. Así, las personas regidas por el número nueve suelen ser justas, abnegadas y generosas, lo que facilita sus relaciones personales y su capacidad de comunicación con su entorno, garantizándoles una vida afectiva cálida y plena. Con todo ello, debido justamente a su carácter generoso y altruista, se trata en general de seres idealistas que esperan cambiar el mundo con la fuerza de su empeño, personas propensas a dar lo mejor de ellas mismas con tal de ayudar a los demás, lo que puede llevarles en ocasiones a sentirse frustradas, e incluso defraudadas, al no alcanzar todas sus metas idealistas.


Principales rasgos positivos: optimismo, tolerancia, inteligencia, buen humor, honradez, sinceridad, fuerza, sociabilidad, compasión, paciencia, intuición, independencia, generosidad.


Principales rasgos negativos:
cobardía, torpeza, frustración, irascibilidad, superficialidad, confusión, arrogancia, aislamiento, testarudez.